Follow by Email

viernes, 15 de junio de 2012


LA RANA SEDIENTA

Basada en un cuento tradicional  australiano
Tidalic el Hacedor de torrentes








Era una rana muy caprichosa
Tomaba agua fresca y gustosa
Todos los días tenia sed
No se cansaba de tanto beber

Hasta que un día muy muy furiosas
Las otras ranas le reclamaron
-¡concha ranita también tomamos!
Déjanos agua! Tenemos sed!

Pero la rana tan caprichosa
Nada de eso podía entender
Siguió bebiendo, siguió tomando
Todas las aguas que pudo ver

se fue tomando cada gótica
que la pancita le reventaba
los cachetitos le rebosaban
pero la sed no se le quitaba

toda la zona quedo sin agua
los animales morían de sed
ya sus gargantas estaban secas
y delirantes pudieron ver

¡como la rana tan holgazana
Se recostaba para leer!

todos los peces la interpelaron
y las tortugas y las gaviotas
los sapos grandes y los chiquitos
y todo aquel que tenía sed

Hasta que alegre llego la pata
bien disfrazada como rumbera
con traje estrecho confeccionado
muy bien atado, algo ajustado

Y alborotando con sus encantos
con sus merengues y sus tambores
bailando samba se paró en frente
de aquella rana de los terrores


le dijo alegre cuatro coplitas
¡Que si era bicha! ¡Que si era mala!
que si ranita, que si mi pana

la rana loca ya no podía
con tanta risa que la invadía
esa cuartilla de versos locos
la reventaba, la enloquecía


y así cantando y así bailando
y recitando con tanto afán
La anguila alegre hizo reír
a aquella rana loca de atar

la rana llena, la rana inflada
abrió la boca para reír
los litros de agua que contenía
por todos lados se vio fluir

saliendo agua por borbotones
sus cachetones se derramaron
se fue vaciando su enorme panza
y todos nadando se contentaron

la gran torrente se desato
todos bebieron y se saciaron
y aquella rana tan caprichosa
fue castigada por casi un mes

hasta que un día juro ante todos
que calmaría su enorme sed
¡bebiendo jugos de limonada
Y naranjadas que refrescaran!

todos felices y muy contentos
agradecieron su condición
y nunca más la ranita aquella
se bebió el agua de la región.






Yenitza Anseume

No hay comentarios:

Publicar un comentario